Aviso a navegantes: -e-, -in-, ¿migrar?

Vaya por delante. Con el tema de la inmigración no se puede frivolizar.

Pero a raíz de los acontecimientos que se vienen sucediendo en el Mediterráneo, no sé si, además de lamentarte por esta tragedia humana y deplorar nuestra actitud como europeos, te has dado cuenta durante las últimas semanas de que se ha producido un cambio a la hora de hablar y escribir sobre estas desgraciadas noticias.

Si mis oídos y mis ojos no me engañan se ha pasado de hablar de inmigración (como sucedía ante estos hechos en meses y años atrás) a hacerlo de migración.

¿Tú también lo has percibido?

Así que llevado por la curiosidad y la corrección, una vez más me ha dado por consultar a quien más sabe de estas cosas del lenguaje: la RAE.

Amables y prestos como siempre y al margen de miembros, miembras y consejo de ministras, a continuación puedes leer lo que me han respondido. Y en aras a un mejor uso y conocimiento de nuestro idioma, como copy que soy, yo lo hago público y lo difundo -tú también puedes compartirlo- (confiando, eso sí, en que no me reclamen sus derechos de autor):

 

“En relación con su consulta, nos complace remitirle la siguiente información:

Figura en el diccionario académico:

migrante. adj. Que migra. Apl. a pers., u. t. c. s.

migrar. (Del lat. migrāre). intr. Trasladarse desde el lugar en que se habita a otro diferente.

Incluimos los conceptos básicos al respecto:

éxodo. (Del lat. exŏdus, y este del gr. ἔξοδος, salida). m. Emigración de un pueblo o de una muchedumbre de personas.

migración. (Del lat. migratĭo, -ōnis). f. emigración. || 2. Acción y efecto de pasar de un país a otro para establecerse en él. Se usa hablando de las migraciones históricas que hicieron las razas o los pueblos enteros. […]

emigrar. (Del lat. emigrāre). intr. Dicho de una persona: Abandonar su propio país para establecerse en otro extranjero. ‖ 2. Dicho de una persona: Abandonar la residencia habitual en busca de mejores medios de vida dentro de su propio país. ‖

inmigración. f. Acción y efecto de inmigrar.

inmigrar. (Del lat. immigrāre). intr. Dicho del natural de un país: Llegar a otro para establecerse en él, especialmente con idea de formar nuevas colonias o domiciliarse en las ya formadas. […]

Por lo común, éxodo y migración se centran fundamentalmente en la idea de abandono de un lugar, de salida de él, pues se deja para desplazarse a otro lugar diferente, en tanto que inmigración se centra en la idea de llegada y establecimiento en un nuevo sitio. Esto es, la diferencia específica entre ambas voces radica en el punto de vista en torno al desplazamiento, que atiende de modo general a la partida en el caso de migrar y a la llegada en el de inmigrar. Por otra parte, el uso fundamental de emigrar y emigrante es el de los casos en los que la persona abandona su país de origen, pero por extensión se emplea también para los que abandonan su lugar de residencia habitual sin salir del propio país, por lo que tiene un sentido análogo al de migrar.

Reciba un cordial saludo”.

__________

Departamento de «Español al día»

Real Academia Española.

 

 

Espero que esta explicación te sea tan útil como a mí. O que al menos haya podido satisfacer tu curiosidad en este sentido si la tenías. Que no te dediques a escribir no es excusa para que no conozcas la riqueza de nuestro idioma.

En cualquier caso y ya que te has trasladado hasta aquí.

Si necesitas un copywriter creativo o sabes de alguna agencia, empresa, emprendedor o profesional que pueda necesitar servicios como los que yo ofrezco, puedes hablarles de mí.

Comprobarán cómo puedo utilizar distintas voces para vender lo que haya que vender.

¡Gracias, RAE!

Uso de cookies

ppbarabino.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies