Copywriter freelance, histeria, listeria y Listerine.

Alrededor de las figuras del copywriter freelance, el copywriting creativo y la redacción web se está produciendo entre sus distintos interlocutores y de un tiempo a esta parte, un cuando menos curioso estado de excitación nerviosa.

Una situación, cuando menos, un tanto anómala a mi modo de ver y algo exagerada, ya que muy especialmente el caso de la figura de este profesional, el copywriter, existe desde el mismo momento de nacimiento de la publicidad.

Al hilo del marketing online, la crisis económica y sus consiguientes y dramáticas consecuencias también para el mercado de trabajo, muchos profesionales de la creación y el desarrollo de textos publicitarios han visto cómo quedarse sin una ocupación laboral «estable» cual trabajadores por cuenta ajena, les obliga a buscarse el sustento como trabajadores autónomos.

Profesionales tremendamente válidos, de experiencia contrastada en agencias de publicidad nacionales y multinacionales, empiezan a encontrarse y competir en un mercado «desconocido» para ellos como puede ser el del mundo de los pequeños negocios, emprendedores y pymes que demandan textos que vendan sus productos o servicios en internet.

Contenidos, blogs, posts, landing pages, redes sociales, redacción SEO…

Una multitud de proyectos ya convertidos en servicios profesionales a facilitar donde escribir para vender o para generar una acción concreta -un clic, una suscripción, etc.- choca con la actividad cotidiana, campañas y similares, que el profesional creativo publicitario llevaba a cabo al amparo de la agencia.

Un mercado que empieza a estar infestado de copywriters -profesionales que se llaman de la escritura persuasiva– nacidos, crecidos y desarrollados al amor de las «aulas» virtuales o de papel de Maïder Tomasena, Javi Pastor, Isra Bravo, etc., por poner algún ejemplo de reconocidos formadores de copywriting en el ámbito del habla hispana.

Que se alimenta de cantos de sirena interesados, cuyas voces hechizan a profesionales de toda índole que sufren una realidad laboral que no es la que les gusta.

Copywriters web de nuevo cuño que cual bacterias infectan, en el sentido de invadir, la red con propuestas cuasi idénticas de «conectar con tu cliente ideal a través de mis textos y convertir tus visitas en clientes».

Mercado en el que además se transmite la idea de que cualquiera, sabiendo cuatro fórmulas, puede dedicarse a este negocio y ganarse la vida, contagiando una enfermedad en forma de tarifas profesionales ridículas (que encuentran también su eco en infinidad de clientes que no reconocen el valor que tiene en sí misma la redacción de textos persuasivos).

Porque esa es otra.

Ahora el copywriting se enseña.

Antes cuando yo empecé, al menos en publicidad, se aprendía. En las propias agencias de publicidad se aprendía el oficio, sí.

Incluso yo mismo ahora, tras más de 25 años de carrera y trayectoria como profesional creativo de la redacción de textos publicitarios o «juntando letras» -como así se refería al trabajo de copy mi primer Director de Arte y compañero de dupla (palabra que odio)-, me he seguido actualizando cursando (también por curiosidad profesional) varios de ellos.

A lo que voy.

Perdóneseme mi poca modestia, pero aquel que enunciaba al comienzo del tercer párrafo de este post es el caso de el que escribe estas líneas.

En las agencias de publicidad no entienden cuando hablo de la figura del copywriter freelance (en mi caso ahora) en los términos de este nuevo mercado del copywriting que te he descrito.

Y los potenciales clientes de este nuevo mercado de freelance copywriting -páginas web, redes sociales, páginas de venta o landing pages, redacción para marketing de contenidos, email marketing, etc.- tampoco lo hacen (entender) cuando les hablo de la profesión del copywriter creativo de toda la vida.

Esperemos que tanto enjuague entre unos y otros no conlleve un atragantamiento mental y se siga confiando en el trabajo del redactor publicitario y buen copywriter. El que entiende y sabe desarrollar la profesión en cualquiera de sus facetas independientemente de quien quiera contratar un copywriter como freelance.

Uso de cookies

ppbarabino.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies