Mayores de 50: jóvenes aunque sobradamente preparados.

La edad media de las sociedades occidentales es cada vez más alta. En España, la media es de 46’5 años y en 2030 superará los 50 años.  Por tanto, es necesario aumentar y prolongar la participación de los trabajadores mayores de 50 años. Mayores pero jóvenes para el actual mercado laboral. Y no solo para contribuir a evitar la quiebra de nuestro sistema de pensiones, sino también para seguir aprovechando el talento que aportan a las organizaciones las personas que llevan décadas trabajando en ellas.

A pesar de que son innumerables las organizaciones que, dentro del Marketing de Recursos Humanos, en su gestión del talento ponen el foco en la diversidad como uno de sus principales atributos -en lo que se refiere a la convivencia de de diferentes generaciones en su fuerza laboral- los mayores de 50 siguen engrosando las cifras (más de la mitad) de los desempleados de larga duración en nuestro país. Curiosamente, a diferencia de lo que sucede en la Administración.

¿Ha muerto entonces el empleo para los más seniors? Sobre los empleados de esta edad se acumulan los estereotipos: “son incapaces de adaptarse a los cambios”, “no tienen experiencia ni quieren tenerla en nuevas tecnologías”, tampoco “ofrecen la flexibilidad suficiente”, “ya no se sienten suficientemente motivados”, “no generan suficiente valor añadido”, “se han acomodado”…

Cuantitativamente, desvincular a un trabajador antiguo en la empresa y cuyo sueldo (muchas veces solo por ese cúmulo de años) es muy alto es la mejor opción, se le sustituya o no. Sin embargo, cualitativamente, prescindir de la experiencia y el conocimiento de personas productivas fieles, comprometidas, constantes en esfuerzo, dedicación y estables, sólo porque han alcanzado una edad determinada, hace que las empresas pierdan demasiado capital humano. Y nuestra sociedad, aún más.

Hoy, el expertise y la sabiduría de los mayores de 50 años y sus valores añadidos cotizan a la baja en las organizaciones. Y en los últimos años, en demasiados procesos de selección se ha primado un ADN joven con el chip tecnológico integrado, “de serie”, al considerar que su perfil y formación son los más adecuados a los retos de digitalización y transformación digital de la empresa actual.

¿Por qué los trabajadores mayores de 50 años son un activo importante para las compañías en el contexto actual?

Tal y como constata el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), en los últimos 12 meses se ha producido  una ligera recuperación en el retorno al mercado laboral de los trabajadores más experimentados. Tras los años duros de la crisis bastantes empresas están modificando el perfil de contratación de sus nuevos empleados por las siguientes razones -muy por encima de la motivación y la capacidad de trabajo de los más jóvenes-, además de por el “efecto resignación” que se produce en los trabajadores senior a la hora de renunciar a sueldos como los que tuvieron en sus mejores momentos de profesión:

  • Más conocimiento práctico y visión del negocio, basado en su experiencia real
  • Alta cualificación
  • Elevada capacidad estratégica
  • Mejor relación coste-rendimiento
  • Mayores posibilidades de obtener mejores resultados desde el primer día
  • Curva de aprendizaje más rápida
  • Marcos legislativos de contratación más favorables
  • Mayores y mejores redes de contacto (de alto nivel) y conocimiento
  • Menor rotación

De trabajadores por cuenta ajena a por cuenta propia, por la cuenta que les trae.

Las transformaciones que día a día está experimentando el mercado laboral están, por otro lado, contribuyendo también a que paulatinamente absorba a algunos de estos jóvenes aunque sobradamente preparados (JASP) profesionales mayores de 50 años.

Los nuevos modelos de colaboración, el trabajo por proyectos o el emprendimiento senior por necesidad por un lado, y las distintas situaciones vitales de los trabajadores por otro, requieren esquemas muy diferentes de relación laboral que ya están llevando a los trabajadores mayores de 50 años a reconvertirse en trabajadores freelance (por cuenta propia).

Porque también a los 50, como dijo ¿Kant? “…hay cosas que para saberlas bien no es suficiente con haberlas aprendido”, ¿recuerdas el anuncio?

Y tampoco son una mala edad para seguir persiguiendo lo que a uno le gusta ¿verdad?

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies