Me han despedido.

Ojalá no sea la última vez. Me han despedido, sí. Los últimos meses no estaba trabajando como copywriter freelance.

Y eso significará que me han vuelto a contratar como copywriter de un departamento de marketing online u offline, una agencia de publicidad, puntocom, ecommerce o donde quiera que estén dispuestos a invertir en un redactor persuasivo que trabaje sus textos para que la gente lea y compre.

Despedido telemáticamente.

Por primera vez.

Cosas de la nueva anormalidad.

Cosas de los inversores, me dijeron.

“Me encanta cómo escribes”, me dijo el CEO mirando fijamente a su webcam.

«No tengo duda de lo bien que lo haces”.

Textual.

“Pero me han cerrado el grifo. No hemos facturado nada el último mes”.

 Cosas de startups.

Por causas objetivas, considerando la concurrencia de causas económicas y organizativas que conllevan la necesidad de extinguir su contrato de trabajo”, decía en texto la carta en PDF.

Gracias por las alabanzas.

Aunque me resultó cuando menos paradójico cuando las mismas provenían de la misma persona que se escribía el 99% de los textos de venta del negocio.

Me han despedido otras veces, cosas del trabajo del creativo.

Y esta fue tan contemporánea como desagradable.

Como todas.

Pero a pesar de la novedad tecnológica en la forma, no fue tan llamativa como la que sigue.

Una gran agencia de publicidad multinacional.

Un viernes, durante una alarma de incendios, el Director General me dijo:

«Estoy bastante contento con tu trabajo, pero de internacional me obligan a reestructurar el equipo…»

Así, con toda naturalidad, mientras paseábamos haciendo tiempo para que acabara el aviso. En la distancia corta de los pasillos de un céntrico centro comercial de Madrid junto al que estaban sus oficinas.

Bastante más pedestre, ¿verdad?

Durante casi 10 años de trabajo como copy en una agencia de marketing de Recursos Humanos y comunicación corporativa tuve la oportunidad de conocer más de cerca este mundo (tan endogámico como el de las agencias de publicidad, por cierto).

Por mucho que se diga, qué mal se sigue tratando en la empresa el tema de la desvinculación involuntaria.

De los procesos de selección hablaré en otro momento.

A esta penúltima empresa que me ha despedido le tengo que agradecer la oportunidad que ha supuesto para mí en un montón de cosas.

Como copy ha resultado una auténtica batidora para mis habilidades profesionales.

Me ha puesto al día -y añadido a los trabajos de copy creativo que ya sabía resolver- en primera línea de redacción de páginas web, funnels de venta, email marketing, Facebook y Google Ads, Video Sales Letters (YouTube), SEO On page copywriting y contenidos.

Y en un estado beta permanente, clave para el entorno de comunicación digital en el que estamos inmersos.

Más en un momento profesional como el que vivo, complejo en el mercado laboral por algo que no puedo cambiar y que figura en mi DNI: la fecha de nacimiento.

Años y experiencia (mayor y aún más rica a día de hoy), que no fue obstáculo para que hace más de 14 meses me contratara, aun cuando superaba en más de 20 años al trabajador de más edad.

Algo que también les tengo que agradecer una vez más, públicamente, como persona.

Así que entiende estas líneas a modo de catarsis (sacando de su definición el término compasión, claro).

A modo de huida de la mojigatería dominante o de lo política, social o profesionalmente correcto o no que pueda resultar hacer visible que te despidan.

Y a modo de anuncio de mi nueva disponibilidad profesional como copycopywriter, redactor creativo y de respuesta directa.

Como lo quieras, sepas o distingas a llamar.

«Open to Work» que podría decir LinkedIn, Between Jobs para los amantes de algo más cool o de los eufemismos.

Me han despedido, sí.

Se cierra una puerta.

Se abrirán otras.

Si tú estás «Hiring» o conoces a alguien que busque copywriter, mensaje por aquí.

Refiéreme en LinkedIn.

O recomienda.

Gracias.

(Esta entrada fue publicada por primera vez como artículo de mi newsletter «The Slippery Slope» en LinkedIn. Si quieres suscribirte haz clic aquí, estaremos conectados y te asegurarás puntualmente de ver su publicación).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad