Quitándole hierro al asunto del seleccionador.

La historia es de todos conocida.

Un entrenador francés gana 3 Champions League seguidas con el mismo equipo español.

De seguido, deja de entrenar a tan laureado club. Voluntariamente.

Se arma la mundial.

El club busca nuevo técnico.

La vigésimo primera edición del Mundial de Fútbol está a punto de comenzar. Vamos, Rusia 2018.

El seleccionador de la Roja se convierte en blanco de ese club. Y arroja por la borda dos años de excelente trabajo, ni una sola derrota, por entrenar a ese club. A dos días del primer partido de esa selección.

Del Mundial. Y la mundial, de nuevo.

El presidente de la federación de fútbol monta en cólera y en un avión y se desplaza hasta la sede de la selección.

Se siente traicionado.

Se sienta con él, con este y con aquel y le destituye.

Pone al hasta ese momento Director Deportivo.

Tema central en Rusia. Nuevo seleccionador.

Y en nuestro país.

Donde mientras, el Ministro de Cultura y Deporte, que dice no practicar ninguno, dimite tras 7 días en el cargo. Pasará a la historia como el más fugaz de nuestra democracia.

 

Hablando de cargos que desaparecen con velocidad.

 

En varias ocasiones en los últimos días he observado en una plataforma doméstica online de creativos ofertas de empleo solicitando redactores que no duran ni 2 días colgadas.

¿Hay tantos redactores creativos en paro?

¿Tantos copies quieren mejorar y cambiar de agencia?

¿Recibe el seleccionador demasiadas solicitudes?

¿Se sienten incapaces de gestionar “su éxito” adecuadamente?

¿Está tan de moda la escritura persuasiva como dicen en internet algunos gurús de la misma?

Sea lo que sea y mientras responden a mis solicitudes como redactor, si necesitas seleccionar un copywriter creativo o sabes de alguien que lo necesite y no le dé para ver tantos CV, puedes echar un vistazo a mi página web o recomendársela: ppbarabino.com

Y si lo que necesitas es ayuda como freelance, también.

¡Vamos España!

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies